Sombreros elegantes

Sombreros elegantes

La elegancia y el buen gusto se puede apreciar perfectamente cuando una mujer lleva en su cabeza un estilo de sombrero que define su personalidad y forma de vestir.

Un sombrero es toda una obra de arte y en ocasiones resulta más elegante que un buen corte de pelo.

En las bodas de la aristocracia es total ilegitimidad el toque de los sombreros, el saludo desvía la vista a la elegancia del sombrero, dando así el toque de visibilidad de la persona.

Es imposible de imaginarse a las damas del pasado sin un sombrero que le diera su toque de feminidad. En aquella época era todo un énfasis inigualable a nuestra época actualmente, los cuales, utilizamos en contadas ocasiones, descartando a los países nórdicos que asocian sus sombreros y gorros con el frío invierno que tienen que sufrir.

Fueron muchas las mujeres que se distinguieron por sus sombreros, Coco Chanel, Audrey Hepburn, Jacqueline Kennedy

Uno de los motivos del desuso del sombrero fue debido a la progresiva desaparición de la Alta Costura. Los sombreros sufrieron la decadencia con el cambio de vestir de la mujer hacia el aire más funcional y como muchos lo definieron democrático, un aire de mujer que llevaba consigo la práctica deportiva y la modernidad, acompañada de líneas rectas que abandonaban las buscadas siluetas de la moda.

Los modistos tuvieron que innovar y elevarse al rango de “artistas” para crear sombreros destacados y dignos de admirar, un pequeño truco para que la mujer volviera a mirar con buenos ojos una prenda que había quedado olvidada y que perfectamente puede dar un toque muy singular.

Fuente: oya

Más sobre Yo Mujer:

NO HAY COMENTARIO

Dejar una respuesta