Los golondrinos

Los golondrinos

Los golondrinos en términos médicos son llamados hidrademitis o hidrosdenitis supurativa. Estos se producen por la inflamación de las glándulas apocrinas.

No es más que la inflamación de las glándulas sudoríparas que se obstruyen con los ductos de sudor.

Todos tenemos bajo las axilas, como en otras partes del cuerpo glándulas que se encargan de sacar nuestro sudor, grasa, impureza, etc. Son como minúsculas tuberías que llegan a los poros, las cuales en ocasiones se tapan, debido a veces, entre otras cosas a los desodorantes anti-transpirantes, los cuales, cierran los poros para no sudar, por lo que al no poder salir al exterior se suelen inflamar estas glándulas que posteriormente se infectan, dando lugar a esos pequeños bultos tan dolorosos que nacen bajo de las axilas y que muchas veces producen pánico en el sexo femenino al confundirlos con pequeños tumores al revisarnos el pecho con exploraciones.

Estas inflamaciones se tratan con antibióticos y anti-inflamatorios.

Hay quien cree que pueden ablandarse con maceración, pero esto no es recomendable, pues si esto se produce habría que exprimirlos hasta que apareciera sangre, ya que hasta que no sale todo el pus no desparece el dolor.

Lo más recomendable es lavarse bien con jabón, secar completamente y usar polvos en vez de desodorante para evitar la humedad.

Existe un remedio casero muy efectivo que consiste en aplicar mentol tibio y aplicarlo en los golondrinos, seguidamente se pone encima una hoja de tabaco. Si no encuentras alguno de estos productos, puedes intentarlo con bolsitas de manzanilla tibias, éstas son muy refrescantes.

En caso de que la situación empeorara es recomendable acudir al médico para que este valore la intervención quirúrgica.

Fuente: abc farma

Más sobre Yo Mujer:

NO HAY COMENTARIO

Dejar una respuesta